fbpx

Varias veces me han preguntado ¿Cómo logro la paz interior?, en ese momento siempre he dado una respuesta, sin embargo, el tema es muy profundo y voy a compartirlo desde mi experiencia.

Si miro atrás, cada escenario ha sido perfecto, obviamente viví muchas cosas que difieren a lo que mi mente quería y deseaba, pero ha sido lo que me ha llevado a iniciar un camino muy especial. Me refiero a las veces que la vida no respondió a mi ilusión, porque sencillamente estaba desconectada.

Cada paso me ha conducido a un lugar más elevado, sólo que hace algunos años no podía verlo así, por el contrario, elegía verlo con los lentes del sufrimiento y la desilusión y casi siempre en el papel de víctima.

Como lo he expresado varias veces, requerí la iluminación a través del sufrimiento, por eso es importante valorar tu historia y bendecirla, aceptar con amor cada evento como ha sucedido y todas las personas con las que has coincidido en este plano físico, ese para mí, es el inicio del camino de paz interior.

Cuando no pones resistencias y aceptas con amor, se empieza a abrir la compuerta de la claridad y tu vida empieza a transformarse. En este momento, estás listo para empezar a trabajar en el proyecto más importante, llamado MI YO ESENCIAL.

Es un trabajo diario que implica enamorarte de ti, honrar tu sabiduría interior, conectarte a la consciencia universal, desintoxicar tu mente con nuevas creencias que te empoderen y te den paz.

Para transitar este camino he requerido cada día:

1 – Bendecir mi vida.

Bendecir la vida es aceptar con amor tu historia, es abrazar tus aprendizajes, ver el regalo detrás de cada situación, reconocer que estás en el mejor momento porque todo es perfecto.

Afirmación que da paz: Bendigo mi vida y me abro a la gratitud.

2 – Liberar a mi niña

Es tan sencillo como comprender lo siguiente: Si Dios no te juzga, ni te castiga, para qué lo haces tú. Se amoroso contigo, permítete sentir y conectar con tus emociones.

Deja de ponerle etiquetas a todo y vive el juego de la vida desde el disfrute y el entusiasmo.

Cada sentimiento de culpa, cada vez que te castigas por el pasado, que te hablas mal a ti mismo, que te comparas, son cadenas que le pones a tu ser interior debilitando su poder.

Recuerda que el más grande acto de amor por ti, es el perdón.

Afirmación que da paz: Desde la presencia de Dios en mí, yo soy libre.

3 – Vivir el presente como lo que es: Un regalo

El ego siempre te va a llevar al pasado o al futuro, porque detrás del ego siempre hay un miedo. Comprenderás que hay exceso de pasado si estás sufriendo y/o sientes rabia y exceso de futuro, si estás ansioso.

Para estar presente, recurro a herramientas como la meditación, la respiración consciente, hablar sola, orar, repetir una afirmación, decirle a mi mente con fuerza: yo soy quien te controla y tengo poder sobre ti.

Afirmación que da paz: Yo soy una con Dios aquí y ahora.

4 – Irme quitando los disfraces del ego.

Para esto, es indispensable pedirle a Dios, al universo, que te ayude a desarrollar la capacidad de auto observación y te permita estar en conexión con la consciencia universal, para lograr comprender cuál es la voz que está dirigiendo tu vida, si es la del ego o la voz de tú yo esencial.

Por esta razón me acostumbré a preguntarme ¿Desde dónde estoy actuando? y si no tuviera miedo ¿Qué haría?  Además, la práctica de la meditación, me ha ayudado a reconocer mi voz interior esencial.

Afirmación que da paz: Yo soy digna de amor tal cual soy.

5 – Vivir con propósito mi vida

Para mí, significa expresar mi creatividad, aprovechar mis talentos, hacer lo que me apasiona; amar, servir, reír desde mis entrañas, compartir, socializar, viajar, enseñar y aprender.

Es todo lo que pone tu corazón a cantar y bailar. Debes empezar a identificarlo, los pasos anteriores son de gran ayuda para reconocer tu propósito.

Afirmación que da paz: Yo creo y confío en mí.

Disfruta el proceso y no te obsesiones con alcanzar paz interior, porque te soy honesta, es un camino que recorres a diario. A medida que hagas tu parte, el universo pone a tu disposición todo lo que requieres para ir sintiéndote en paz.

La consciencia universal, es la mente creadora a la que estamos interconectados, es una mente que vibra en el amor.