fbpx
He notado, que muchas personas tienen dentro de sus propósitos fortalecer su relación de pareja o tener una relación de pareja, ya sea porque llevan mucho tiempo solas o porque nunca han estado en una relación de pareja estable. Si ya empezaste a sentirte identificado(a), entonces debes leer hasta el final y complementarlo con Las relaciones son riqueza espiritual.

En realidad, más que leer y seguir llenando tu cabeza de información, es interiorizar y volver aquello que has aprendido o lo que resuena en ti, en experiencia de vida.

En todo tipo de relaciones, pero en especial en la de pareja, es fundamental no tener expectativas: ver al otro como lo que es, un ser de carne y hueso como tú, una persona que también tiene vacíos emocionales, tiene sus propias heridas, creencias y tiene una historia que no tienes que conocer en totalidad, es decir; aunque haya mucha confianza en la relación, hay cosas que siempre van a quedar para ti, hacen parte de tu intimidad. Aquí quiero reforzar algo que menciono siempre en la orientación de pareja, y es que en nuestro interior, todos llevamos un niño; ese niño tiene una manera de vivir, de comunicarse y de percibir el mundo conforme a sus propias creencias, que han sido generadas por sus experiencias de vida.

A todos en algún momento de la vida, nos ha pasado que queremos que el otro responda de la misma manera como yo lo haría, que sea tan detallista como soy yo, y si no lo hace sentimos que no nos ama, nos enojamos o algunos sacan las cosas en cara o deciden pagar con la misma moneda, es decir; tratando de imitar las acciones del otro y perdiendo autenticidad.

Hay que partir, de que cada persona tiene un lenguaje primario para expresar amor. Es fundamental conocer tu forma natural de expresar amor y el idioma en el que comunicas tu sentir, para que puedas leer el lenguaje del amor de los otros y poder explicarle a la pareja, la manera como tú te sientes amado(a). El lenguaje que traes debajo del brazo para expresar amor, no es el lenguaje que aprendiste de tus padres, tú tienes uno propio.

Un regalo que una amiga me hizo en un momento clave de mi vida, cuando a través de una relación de pareja estaba descubriendo mis sombras y sintiendo mi tanque del amor completamente vacío, fue el libro de Gary Chapman, que nos plantea Los cinco lenguajes del amor. Cinco maneras diferentes de expresar amor.

El primer lenguaje es Palabras de afirmación, hay personas que a través de la palabra manifiestan su aprecio, les es fácil decir te amo; son aquellos comunicadores poderosos que expresan el amor a través de mensajes de reconocimiento al otro, son muy detallistas, por ejemplo:

<<Te ves muy bien con ese vestido>>

<<Disfruto tu presencia>>

<<Está deliciosa la comida, gracias>>

El segundo lenguaje es Tiempo de calidad, sencillamente, es la capacidad de desconectarse de todo para conectarse con su pareja, estar presente. Aquí el diálogo comprensivo donde ambos expresan sus experiencias, pensamientos, sentimientos desde un contexto amistoso, el mirarse a los ojos, es crucial para quién expresa amor de esta manera se sienta amado.

El tercer lenguaje del amor son los Regalos, es decir, a quién le hace falta los detalles físicos; no tiene que ser algo costoso, puede ser una flor o una carta. Son las personas a las que no les bastan los otros lenguajes. Es como el niño, que siempre espera un dulce o un juguete de papá o de mamá para sentirse amado.

El cuarto lenguaje es Actos de servicio, es posible que no sea el que tenga más palabras de amor para expresar, pero siempre está dispuesto a estar pendiente del otro. Ejemplos de actos de servicio:

<<Levantarse más temprano para llevarte al trabajo>>

<<Cuidarte cuando estás enfermo(a)>>

<<Estar disponible cuando necesitas su ayuda>>

El quinto lenguaje es Toque físico; hay personas para las cuales es fundamental tomarse de las manos, besarse, abrazarse, que le pongan la mano en el hombro o espalda, las caricias y cuando tienen estas prácticas se sienten amados. Si el toque físico es tu lenguaje primario, no cometas el error de creer, que el toque que a ti te produce placer también le producirá placer a tu pareja. Algunas personas creen que este es su lenguaje primario porque piensan en lo sexual, deben hacer introspección y responderse: ¿Qué es importante para mí desde el punto de vista emocional?

Muchas veces, me vas a escuchar decir que juegues a observarte porque el autoconocimiento es fundamental para ser atractivo(a), es decir; la persona que se conoce es segura y se convierte en un imán para las relaciones.

Si aún no has identificado tu lenguaje primario del amor, prueba con lo siguiente:

Si actualmente tienes una pareja, respóndete de acuerdo con tus experiencias con ella, si no tienes pareja, respóndete conforme a lo que vives y sientes de tus relaciones con las personas más allegadas a ti o de relaciones anteriores.

  1. En las relaciones de pareja ¿cuál es tu demanda principal?, es decir; lo que frecuentemente le pides a la pareja.
  2. Identifica las palabras o mensajes que han causado un impacto positivo en tu vida y comienza a escribir las palabras que usas para expresar amor. (Si la respuesta viene de inmediato, es posible que tu lenguaje primario sean palabras de afirmación)
  3. ¿Qué haces o dices para expresar amor naturalmente, porque te nace? Es probable que lo que haces por otros, es lo que tú quieres recibir.

Es posible que hoy en día, hayas desarrollado varios lenguajes para expresar amor y lo hagas de manera espontánea, sin embargo, la relación es de dos y no puedes exigirle al otro que se exprese igual que tú, que hable exactamente tu idioma. Las relaciones son de acuerdos, de encontrar un equilibrio para que ambos se sientan amados, la comunicación asertiva es fundamental para relacionarnos.