fbpx

El alma es la señal viva de tu energía divina, es el motor de tu ser y constituye la consciencia del cuerpo.  Conectar con tu alma es hacer un viaje hacia tu centro, es despertar una fuerza especial que te permite regresar de ese viaje renovado, amándote más y queriendo expresar tu creatividad.

Regálate cada día espacios que te permitan despertar ese canto sabio en tu interior, que te lleven abrir tu obra maestra, la cual elijo llamar el LIBRO DE TU ALMA.  Los Ángeles te invitan a despertar tu intuición. Todos llegamos a este plano físico siendo intuitivos, luego nuestro ego va ganando protagonismo y le vamos dando poder.

Las señales de amor de los ángeles siempre que las pides te las dan, es solo que estás distraído.

Si quieres activar tu verdadera consciencia es indispensable que tengas mínimo 30 minutos sagrados al día para ti. Te propongo en este artículo actividades que te permiten hacer ese viaje a tu centro, despertar tu intuición, sentir, ver y/o escuchar las señales de los ángeles.

Puedes elegir cada día una actividad diferente, lo importante es hacer siempre lo que te entusiasme. Para este espacio de conexión contigo, es indispensable tener una agenda personal donde puedas advertir tus emociones y escribir la información que a través de tu propia voz recibas.

–      Meditar: Puedes buscar una meditación en internet o sencillamente poner música de relajación y en un espacio tranquilo enciendes una vela preferiblemente blanca y comienzas a conectar con la llama, entre más tiempo puedas estar viendo la luz de la vela será mejor la conexión que tengas con tu ser, porque te permitirá estar presente.

–      Estado contemplativo: Elige ir a un parque, un jardín, o a la playa y siéntate a contemplar todo lo natural, cierra tus ojos y escucha.

–      Orar: La mejor oración es la que haces con una intención desde el amor y conforme a lo que te orienta el corazón.

–      Hablar solo: Es darte la oportunidad de expresar tu sentir interno, escucha bien todo lo que dices en voz alta y recuerda como de niño disfrutabas tanto soñar y hablar solo. Hazlo de nuevo.

–      Diviértete como un niño: Tocando un instrumento musical, dibujando, coloreando mándalas, escribiendo, cantando y bailando.

–      Leer un libro, ver una película o escuchar un audio que te conecte con lo espiritual

Recuerda: Eres un corazón flotando en planos de luz, capaz de poner semillas de amor donde quieras.